Archivador fotográfico de un aficionado

Mi visión sobre la fotografía

Una declaración de intenciones sin intención de cumplir

Una de las primeras cosas que recuerdo relacionadas con la fotografía es a mi madre diciendo que las fotos hay que hacérselas a las personas, para fotos de paisajes ya están las postales que salen más bonitas.
Seguro que estas no fueron sus palabras exactas pero sí su significado. Lógicamente no soltó una frase lapidaria como esta sin venir a cuento sino que me lo dijo a mí una de las veces que yo quería hacer una foto a un paisaje o edificio.

Lo cierto es que a mi madre no le faltaba razón porque hacer una foto a un paisaje precioso con una cámara de carrete (de las que ahora llamaríamos Point & Shoot pero entonces solo era la cámara) y ver el resultado revelado era una decepción. La foto podía ser bonita pero no transmitía sensaciones y tampoco tenía los colores brillantes de las postales que tanto me gustaban.

En aquella época yo no sabía lo que era un número f ni la velocidad de obturación. El ISO/ASA no existía en mi mundo. Jamás se me hubiese pasado por la cabeza pensar que habría otros formatos de fotografía además del 35mm (entonces era sólo el carrete) de no ser porque en algún álbum familiar quedaban fotos hechas con una Kodak Instamatic.

Pasaron unos cuantos años y empecé a poner el ojo en las cámaras digitales, eso de poder hacer fotos de paisajes, monumentos o lo que me apeteciese sin tener que gastarme un duro (o euro) en revelar o comprar carretes me parecía genial. No soy de los que se compran lo último de lo último en tecnología (y en aque entonces todavía vivía con y de mis padres) así que frené la idea que tenía mi padre de regalarme lo que ahora llamaríamos una compacta (pero que en aquel momento sólo era una cámara digital) hasta que bajaron lo suficiente de precio como para que fuese relativamente barato tener una que diese un resultado aceptable si la imprimíamos en papel (leí en algún sitio que a partir de 3 MP estaría bien)  y tuviese algo de zoom óptico. Finalmente ese momento llegó y mi padre me compró una Olympus C-350. Es una cámara que he usado mucho pero creo que nunca he sacado una foto hecha con ella en papel y al ser un poco grande al final no me la llevaba a todos los sitios.
Mi madre se hacía la pregunta de para qué la quería si ya teníamos un par de cámaras (de carrete) en casa y nunca las usábamos.

Al cabo de unos 10 años tuve un par de modelos digitales más, cada vez más pequeños y con más resolución y estos sí que me los llevaba “de paseo”, aunque venían con un extra: de nuevo mi madre preguntando que para qué quería esas cámaras teniendo la otra. Hoy me doy cuenta que no he sacado ninguna de aquellas fotos en papel, con lo que la mayor resolución tampoco me servía de mucho y aunque se notaba la mejora de la calidad… lo cierto es que todo lo que hice con estas compactas lo podía haber hecho con la primera que me regalaron, así que sí, de nuevo mi madre tenía razón.

Lo cierto es que las veces que cambié de cámara siempre tenía la esperanza de hacer fotos parecidas (ya no las quería iguales) a esas que salían en las postales. Siempre me llevaba una decepción pero el no tener que comprar ni carrete ni hacer el revelado me permitió practicar y mejoré algo mi estilo fotográfico: pasé de un -1 a 0 en una escala de 100.

Dando otro pequeño salto en el tiempo llegamos al momento en el que mi novia me regala mi primera reflex digital, una Olympus E-520 con dos objetivos. Cuando vi la cámara me ilusioné mucho, cuando vi el tamaño del manual de instrucciones aluciné mucho más y cuando empecé a informarme sobre cómo se maneja una reflex me di cuenta de lo poco que sabía de fotografía y de lo difícil que iba a ser conseguir esa foto de paisaje que buscaba.

Ahora no sé mucho más de fotografía. Aunque tengo más conocimientos sé que me queda un universo por explorar. En parte por eso comienzo este blog, para no perderme por el camino.

Hay muchas cosas que aprendo pero a fuerza de no usarlas se me olvida. En ocasiones busco una dato, una información o una manera de hacer las cosas pero acabo ahogándome en la marea de información y desinformación que es Internet. Mi intención es tener este blog tanto para subir mis fotografías, como mis experiencia y para tener mis pequeñas fichas técnicas de como conseguir aquello que quiero en cada momento.

Aquí comienza esta etapa del viaje y aunque tengo una dirección en mente no sé donde me llevarán mis pies, de ahí el título de esta primera entrada. Puede ser que este blog muera casi antes de nacer o que logre mi propósito, incluso es posible que sufra una mutación en el proceso. Pero eso ya se verá, lo que me apetece es disfrutar del camino.

Que nadie espere un blog con aspectos absolutamente técnicos, o un blog sólo de fotografías. Es más, que nadie espere ver unas fotografías de una calidad alta. Sólo soy un aficionado que apenas lleva unos años en esto y que sólo quiere continuar en una afición tan bonita como, en ocasiones, frustrante.

Para terminar decir que sí, mi madre también preguntó que para qué quería “esa cámara tan grande teniendo las otras” y aunque no le gusta que en la mayor parte de mis fotos no salga la familia lo cierto es que un día vio una foto hecha por mí en la pared de casa y me dijo “¿Esa foto es tuya? Qué bonita, parece una postal”

Anuncios

2 comentarios el “Una declaración de intenciones sin intención de cumplir

  1. Anonymous
    enero 17, 2013

    Vaya, vaya… ¡Así que te animas con un blog! Me alegro que te atrevas a dar ese paso.

    Mira que nos conocemos desde hace años, pero nunca antes supe de tu afición por la fotografía, de hecho cuando tu novia te regalo la reflex me sorprendió bastante el cambio de una compacta a ese tipo de cámaras. La verdad que acertó con el regalo: tienes un nuevo hobby, intentas superarte, nos “martirizas” con tecnicismos que jamás aprenderemos, nos aconsejas… ¡y me alegro un montón de que tengas esa faceta!

    Siempre dices que tus fotos son “malas” y lso demás te decimos que no, que son “buenas”. Siempre tienes que verlo dentro del marco en el que estás: no eres un profesional. Y para no serlo, tus fotos son buenas. Tu objetivo no es convertirte en una persona que viva de ello, pero aún así irás mejorando y haciendo mejores fotos. ¡¡No te subestimes tanto, aunque los demás te halaguemos demasiado!!

    Seguiré tu blog, a ver si así me animo y me uno a este mundo de la fotografía.

    Un abrazo,
    jmr

  2. Frankie2k3
    enero 23, 2013

    Ya tienes un seguidor más 😉 Gracias profe

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

Información

Esta entrada fue publicada el enero 17, 2013 por en fotografía, opinión, pensamientos.

Navegación

Borrador de Historias

Un blog sin pretensión de durar, sólo para cuando me apetezca.

Viva el Software Libre

Tutoriales, trucos, cursos y más

Olympus OM blog

Olympus Cameras, travels, my family and the outdoors

Imágenes Vivas

Mi visión sobre la fotografía

DataScienceKumar

Passionate about Research & Analytics

.

Mi visión sobre la fotografía

Estadística y Análisis de datos con R

Mi visión sobre la fotografía

El Catavinos

Mi visión sobre la fotografía

Vivir la fotografía

..................................teoría de la fotografía

Kube Studio

Photography by Jon Hernandez

Sie7eSombras

fotografías

Historia Urbana de Madrid

Mi visión sobre la fotografía

rolling storming

in the cloud

Estorbin

Fotografía de Naturaleza, de las Estaciones, de las Personas, de las Cosas, de la Vida,....

X-Men TPB Reading Order

Mi visión sobre la fotografía

Blogueando con Jan

Mi visión sobre la fotografía

Jose M. Mercado Fotógrafo

Mi visión sobre la fotografía

A %d blogueros les gusta esto: