Archivador fotográfico de un aficionado

Mi visión sobre la fotografía

El Retiro como mi escuela fotográfica

Imagina un día cualquiera de los que llamamos “de diario”. Esos que para los que trabajamos se suelen situar entre el lunes y el viernes.

Te levantas, te duchas, te vistes y desayunas sin saborear nada de lo que te echas a la boca, como quien echa gasolina a un coche. Finalmente sales a la calle.

Si vives en una gran ciudad en ese instante la vida se convierte en  el comienzo de la película Tiempos Modernos de Chaplin. Te diriges a tu medio de transporte predilecto y ya sea coche, autobús o metro te encuentras con una marabunta de gente que está haciendo exactamente lo mismo. Aglomeraciones, atascos y malas caras que no mejoran al saber que vas a estar varias horas realizando una tarea que, por mucho que te guste tu trabajo, no es la que te apetecería estar haciendo en ese momento.

Por supuesto que prácticamente ninguno de los que estamos en esa marea humana nos quejamos de este ritual diario porque sabemos que tenemos suerte de mantener nuestro trabajo en estos tiempos, pero la época de la que quiero hablar las cosas no estaban mal, y no hace tanto tiempo de ello.

En aquel entonces yo trabajaba cerca de Parque del Retiro. Prácticamente todas las mañanas me bajaba en la estación de metro de Ibiza y atravesaba el parque dando un paseo para llegar a la oficina. De haber querido podría haber hecho un trasbordo o cogido un autobús para tardar menos en llegar, sin embargo el poder pasear por el parque relajaba y preparaba para una jornada laboral. Y no solo por la mañana, sino que muchos días volvía a dar otro paseo después de comer, eso si no comía allí sentado en un banco mientras veía a directivos trajeados con bolsas de deporte dirigirse a jugar al pádel al centro deportivo que está dentro del parque o escuchando a músicos callejeros tocando por unas monedas.

Si no conoces el Parque del Retiro de Madrid simplemente puedo decir que es uno de los espacios verdes más grandes de Madrid, y también uno de los más cuidados. En el te puedes encontrar lo mejor y lo peor de la ciudad, desde niños dando de comer a patos hasta parejas en zonas escondidas que deberían buscar otras zonas aun más escondidas para seguir con su entretenimiento.Hay algunas partes que son más monumentales y concurridas mientras que otras son casi salvajes. Por tener, tiene hasta un zoo sin animales con sus edificios reacondicionados como biblioteca que a principios de 2013 todavía no ha abierto sus puertas.

Cuando empecé con mis paseos por el parque todavía no había manejado una cámara reflex. De vez en cuando llevaba mi compacta en el bolsillo y las fotografías que hacía no tenían más misterio que ver algo que me gustaba y pulsar el botón.

Después llegó la Olympus E520 lo que supuso un antes y un después en mi caminar.
Casi antes de saber coger bien la cámara ahí estaba yo disparando a todo lo que se movía (y a todo lo que estaba quieto también). Cuando comencé a manejar los modos semiautomáticos (o semimanuales, según a quién le preguntes cómo se llaman) y el Retiro aguanto mi disparo continuado de fotos. ¿Qué el día anterior había leído cómo controlar la profundidad de campo? Allí iba yo a las 8:30 de la mañana haciendo pruebas con el pequeño lago que está delante del Palacio de Cristal.

Al principio hacía fotos a casi todas las cosas que veía,  poco a poco tiraba menos fotos y en los últimos paseos que me di cuando todavía trabajaba en aquella zona me pensaba mucho las fotos que iba a hacer. Sin embargo siempre llevaba la cámara al cuello.

Hoy ya no tengo ese trabajo, incluso la empresa donde trabajaba ya no tiene las oficinas cerca del Retiro, sin embargo cada vez que quiero probar algo nuevo con mi cámara, ya se accesorio o técnica, suelo ir allí porque es donde más he aprendido (aunque siempre guiado por libros, manuales o personas que saben de esto más que yo).

Anuncios

2 comentarios el “El Retiro como mi escuela fotográfica

  1. Anonymous
    febrero 14, 2013

    La verdad es que el Retiro es un lugar con un encanto único, no me extraña que te pasaras tanto tiempo por allí, y encima haciendo fotos, con la de cosas curiosas que hay y ocurren allí.

    Por cierto, que me encanta la foto que has puesto, no recordaba haberla visto…

    Un abrazo,
    jmr

  2. Pingback: Una mañana en El Retiro | Archivador fotográfico de un aficionado

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

Información

Esta entrada fue publicada el febrero 14, 2013 por en españa, madrid, olympus, opinión, pensamientos, retiro, spain.
Borrador de Historias

Un blog sin pretensión de durar, sólo para cuando me apetezca.

Viva el Software Libre

Tutoriales, trucos, cursos y más

Olympus OM blog

Olympus Cameras, travels, my family and the outdoors

Imágenes Vivas

Mi visión sobre la fotografía

DataScienceKumar

Passionate about Research & Analytics

.

Mi visión sobre la fotografía

Estadística y Análisis de datos con R

Mi visión sobre la fotografía

El Catavinos

Mi visión sobre la fotografía

Vivir la fotografía

..................................teoría de la fotografía

Kube Studio

Photography by Jon Hernandez

Sie7eSombras

fotografías

Historia Urbana de Madrid

Mi visión sobre la fotografía

rolling storming

in the cloud

Estorbin

Fotografía de Naturaleza, de las Estaciones, de las Personas, de las Cosas, de la Vida,....

X-Men TPB Reading Order

Mi visión sobre la fotografía

Blogueando con Jan

Mi visión sobre la fotografía

Jose M. Mercado Fotógrafo

Mi visión sobre la fotografía

A %d blogueros les gusta esto: